El cuarto poder…

La información, en una democracia establecida, es el recurso de los ciudadanos contra los atropellos y las equivocaciones que los 3 poderes de Estado –legislativo, ejecutivo y judicial – puedan cometer incluso en un régimen “democrático”. Los medios de comunicación y los periodistas fueron en este contexto, la vos del pueblo, era su deber denunciar los atropellos y abusos; por eso se habló de un “Cuarto Poder”, yo diría un contra-poder, el que velaría por los intereses del la ciudadanía.  Con esta loable intención nacieron los mass-media, formas de comunicación que pudieran llegar a mucha gente con la verdad de los acontecimientos. Pero en el Ecuador, nuestro cuarto poder se nos ha ido de las manos, la información se presenta en los medios, según la conveniencia de su dueño, todo un negocio, pues ahora contar con un canal de televisión, por ejemplo, constituye la pieza clave de los grandes monopolios económicos de unos pocos en el país. La publicidad barata, el sensacionalismo, el morbo ocupan los espacios mediáticos en la actualidad, no importa ya el contenido, con que se venda… basta.

La prensa se ha convertido en el cuarto poder de unos pocos, de los mismos de siempre, que pretenden lograr en la sociedad una alineación de pensamiento, donde los temas centrales en las noticias de todos los días son el desprestigio de unos contra otros, no hay ética ni objetividad, para muestra la novela Presidente vs. Prensa, de la cual todos fuimos testigos gracias a la instantaneidad del mundo del espectáculo, instantaneidad que ya  no se utiliza para transmitir esperanza al pueblo, presentar buenas noticias, o para brindar un periodismo de solución.

Y si se nos han ido de las manos, la prensa y el periodismo, necesitan un control, no estoy hablando de opresión en la libertad de expresión, estoy hablando de exigir veracidad en la información que se nos presenta; la opinión mediática, debe ser libre y democrática en nuestro país, pero también debe fundamentarse en criterios éticos y no venderse al mejor postor. Dejarnos convencer por todo lo que dicen los medios, es un grosso error. Exigir información y no corrupción del “cuarto poder” que algún día fue nuestro, no es deber del Presidente, ni de la Superintendencia,  ni de ninguna elite política, es nuestro deber, a nosotros, la ciudadanía, nos afecta que lo que leamos, escuchemos, o veamos no sea completamente “real”.

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    vikovm said,

    Hay veces que la prensa llega a ubicarse incluso como el primer poder, y no exagero, llega a influir de una manera tan grande, que da pena saber que la mayor parte de esa influencia es negativa. Imagínate cuánto podríamos hacer con una prensa de sentido social?

  2. 2

    vikovm said,

    Hay veces que la prensa llega a ubicarse incluso como el primer poder, y no exagero, llega a influir de una manera tan grande, que da pena saber que la mayor parte de esa influencia es negativa. Imagínate cuánto podríamos hacer con una prensa de sentido social? Att Viko Valdiviezo. inkart.tk


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: